Considero que mi relación cada vez más profunda con Nuestro Señor en su Presencia Eucarística es una de las bendiciones más profundas de mi vida y tengo que decir que todo es obra suya. Tengo que admitir que me emociono incluso mientras escribo estas palabras porque el Señor me ha bendecido tan profundamente al acercarme a su Sagrado Corazón en la Eucaristía. Al comenzar a compartir, debo hacer una pausa para reconocer el papel de la Inmaculada Virgen María, la madre de todo sacerdote y la mujer que se ha convertido en mi madre de manera profunda. Fui bendecido con una madre natural que me inició en el camino de la fe y ruego que se alegre al saber la bondad con la que la Santísima Virgen ha puesto su manto de intercesión y amor sobre mí. Tengo que dar crédito a la Virgen y a Nuestro Señor por las maravillas que han hecho en mi vida.

Todo lo anterior comienza a hablar de lo significativo que es para cada persona de la familia humana una relación más profunda con Cristo en la Eucaristía. Es profundamente trágico que demasiados en nuestro tiempo hayan perdido este hilo dorado de la verdad. Es de esperar que esta realidad rota aumente la profunda gratitud que sentimos porque, por la gracia de Dios, conocemos la verdad de la Eucaristía. Tratemos humildemente de evangelizar el mundo con esta noticia profundamente buena.

En la oración me encuentro a menudo con la pregunta de ¿por qué yo? ¿Por qué me siento tan atraído por la fe eucarística y por conocer al Señor cada vez más profundamente? La respuesta, por supuesto, es el completo y rotundo don de la gracia. 

Domine non sum dignus, “Señor no soy digno”, es simplemente una afirmación de hecho para mí y para toda persona. Supongo que la pregunta “¿por qué yo?” es una respuesta natural, pero pone de manifiesto la realidad de que es bastante atrevido incluso plantear la pregunta. El mejor enfoque es simplemente estar profundamente agradecido por el don gratuito del amor de Dios. 

En este contexto, desarrollar una relación cada vez más profunda con Nuestro Señor y su Rostro Eucarístico se convierte en una necesidad. Conocerlo es amarlo. Y uno se ve obligado a acercarse más a él a medida que se hace más consciente del misterio de su gran amor por nosotros.  

Pasando de preguntarme por qué he sido tan bendecido, empieza a surgir en mí una profunda responsabilidad. Me recuerda una frase que mi madre repetía a menudo: “De los que se les ha dado mucho, se espera mucho”. Lo decía en el contexto de nuestra fe católica y he llegado a conocer el peso que tiene esta afirmación. El Señor se ha entregado por completo y, a medida que lo conocemos, empezamos a comprender que debemos estar dispuestos a derramarnos como él se derramó. ¡Completamente! 

Mi viaje hacia Jesús en la Eucaristía me ha desafiado a buscar una reverencia cada vez más profunda hacia él en cada faceta de su presencia con nosotros. Si te sientes llamado a una fe más profunda en la Presencia Real de Jesús en el altar en cada Misa, te insto a que te unas a mí en la búsqueda de una devoción más profunda a él. Nunca podremos sondear las profundidades de su amor, pero al esforzarnos, puede producirse una maravillosa transformación para nosotros y para nuestro mundo. Jesús prometió que nunca nos abandonaría y sé que ha cumplido su promesa. Volvamos a él y vivamos plenamente como pueblo de su promesa.

By Bishop Joseph E. Strickland

Bishop Strickland was born the sixth child of Raymond and Monica Strickland in 1958. He grew up near Atlanta, Texas, where the Strickland’s were founding members of St. Catherine of Siena Church. On June 1, 1985, Strickland was ordained to the priesthood for the Diocese of Dallas by Bishop Thomas Tschoepe at St. Monica Catholic Church. Upon the creation of the Diocese of Tyler in 1987, Father Strickland joined the presbyterate of the new diocese and was named the first vocation director in March of 1987 by Bishop Charles Herzig. In August of 1992, he was assigned to study canon law at Catholic University of America. After completing his licentiate (JCL) in canon law in May of 1994, Father Strickland was assigned by Bishop Edmond Carmody as pastor of the Cathedral of the Immaculate Conception in Tyler. He was appointed judicial vicar for the diocese in 1995 and was named a Prelate of Honor with the title of Monsignor by Pope John Paul II in 1996. In September of 2012, Pope Benedict XVI named Msgr. Strickland as the fourth Bishop of Tyler. He was consecrated as bishop on November 28, 2012 by Cardinal Daniel DiNardo of Galveston-Houston.