Cuando hablo a mis alumnos de secundaria sobre el Matrimonio, expongo ideas superpuestas que se apoyan unas en otras. La primera idea es que el matrimonio es esencial para la civilización; esto resalta el aspecto natural del matrimonio. La segunda idea es que hay más en nuestra realidad que las simples cosas materiales; existe una realidad espiritual o trascendente. La idea final es la sacramentalidad del Matrimonio. Esta idea final une las dos primeras y las perfecciona dirigiendo y sosteniendo el matrimonio en la gracia. Muchas veces sólo reconocemos realmente este importante aspecto sacramental del Matrimonio una vez que lo hemos considerado en el contexto de los demás puntos.  

Es cierto que las raíces que responden a la pregunta de por qué es importante el Matrimonio son a la vez tan simples como “Jesús nos lo dice” (Mt 19:3-12), hasta una consideración mucho más compleja del desarrollo del hombre a lo largo del tiempo a través de diversas culturas. Si el matrimonio puede verse claramente como un desarrollo natural, y si ese desarrollo natural puede demostrarse como más equitativo mediante la confianza mutua de los cónyuges, entonces, de repente, el matrimonio es un estado natural para el desarrollo de la familia. 

El estado natural, por tanto, debe ser uno que reconozca a hombres y mujeres como iguales en dignidad. Esto significa que las mujeres no pueden ser recogidas ni utilizadas para el placer. Significa que un hombre y una mujer se unen de forma exclusiva para estar protegidos en su dignidad. Tomemos como ejemplo a dos personas que vivían antiguamente en las cavernas: Juanito y Juanita. Vemos claramente el error que supone que Juanito abandone a Juanita. Nuestra intuición nos dice que si forman un vínculo, entonces Juanito tiene un deber hacia Juanita y Juanita hacia Juanito. Si no se respeta este vínculo, se viola la dignidad de las personas implicadas y el propio vínculo se considera una herramienta de mera conveniencia. En este escenario, ninguna de las personas confiará en la otra. De ello se deduce que si no confían entre sí, probablemente tendrán dificultades para confiar en nadie; al fin y al cabo, si están compartiendo los aspectos más íntimos de sí mismos y no confían, es poco probable que confíen en otros con los que comparten muy poco.  

De ello se deduce que no se comprometerán a nada parecido a una relación de confianza con otras personas. También parece que sus hijos no aprenderán o tendrán dificultades para aprender lo que significa confiar. Por último, esta falta de confianza se traduce en la deformación o no de la sociedad. Para que la sociedad empiece a funcionar debe haber un cierto nivel de confianza entre las personas. Si no hay confianza, no hay comercio, ni amistad, ni principio rector más allá de las reglas establecidas por los poderosos. Pero si la confianza existe, proclama naturalmente la dignidad del otro como digno de confianza, y no como mero instrumento para conseguir lo que queremos.   

El segundo paso que hace que el matrimonio deje de ser una institución natural y necesaria y pase a tener un enfoque más claro es la admisión de que no somos simples criaturas materiales. También somos espirituales. Si bien es cierto que, aunque fuéramos simples criaturas materiales, el matrimonio seguiría siendo una base necesaria para la sociedad. Pero porque existimos de la forma en que existimos, admitimos que hay algo más profundo en la forma en que existimos e interactuamos con los demás. Esta admisión significa que cuando formamos una relación con alguien, estamos interactuando a un nivel que nos permite decir “te amo” y decirlo en serio, mucho más profundamente de lo que pueden explicar las simples reacciones químicas.  

Este elemento espiritual abre entonces la posibilidad de que nuestras interacciones con los demás sean profundamente significativas en un nivel que va más allá de la explicación material. Al fin y al cabo, si el amor es una elección por el bien de otra persona, parece seguro que hay otras cosas materiales y no materiales que hacen que esa elección sea más fácil, más intencionada y más eficaz. Por eso podemos decir que el Matrimonio es importante porque “lo dijo Jesús”. Las palabras de Cristo no están vacías. En cambio, nos lleva a comprender la realidad espiritual y material a través de la Encarnación. Por ello, Jesús no nos habla de forma que no se dirija a toda nuestra naturaleza. Esto significa que cuando habla, atrae a toda la realidad hacia su intención; el aspecto social natural del Matrimonio, así como el aspecto espiritual natural del Matrimonio.  

Nuestros matrimonios son extensiones naturales de nuestro deseo de amar y ser amados. Nuestros matrimonios son los cimientos naturales de la civilización y del crecimiento en la virtud (como vemos en el caso de la confianza o la fe). El Matrimonio es testigo de la dignidad de los demás mediante el vínculo exclusivo del hombre y la mujer. El sacramento que Cristo establece es la realización de estas verdades, del mismo modo que la Eucaristía es la plenitud de la verdad al final de la preparación de la alianza. Es decir, Cristo sólo puede darnos la Eucaristía porque es una progresión natural de la progresión de la alianza del Antiguo Testamento que nos prepara para ella. Ahora somos los benefactores de ese sacramento. Del mismo modo, somos los benefactores del Sacramento del Matrimonio, que sólo entendemos por la relación que Cristo perfecciona desde las alianzas del Antiguo Testamento y ejemplifica en su entrega a nosotros.  

Pero Pablo nos dice que lo único que le falta al sacrificio de Cristo es nuestra participación en él (Col 1:24). Elegimos recibir el don que Dios nos da en la segunda persona de la Trinidad encarnada. También podemos elegir si la relación de nuestro Matrimonio es una relación en la que queremos participar plenamente. La gracia está a nuestra disposición como un don para nuestra santificación y la de nuestros hijos. Amar más plenamente es amar como Dios ama. Y nos invita específicamente a ese tipo de amor cuando hace que el matrimonio sea nuevo en el corazón de los hombres; corazones de piedra transformados por su amor en corazones amorosos. Nos invita al matrimonio para que podamos amar como él ama, mediante la vinculación de nosotros mismos a la fuente de todo amor. No hay vacío en la obra de Cristo. Nos deja los medios para unirnos a él y, por tanto, los medios para tener éxito en nuestra relación. Cristo une los hilos que nuestros corazones anhelan unir. El sacramento que nos da perfecciona la llamada natural al matrimonio para que podamos ser amados de la forma en que Cristo ama.

By Michael Johnston

Michael Johnston is a native East Texan and currently resides in Tyler, TX with his wife, Deanna, and their four children. He is a Theology teacher at Bishop T.K. Gorman High School.