“Este crucifijo que llevo”, explicó el entrenador, alcanzando el crucifijo que lleva al cuello. “Me lo dio Mike Tomlin, que es el entrenador de los Steelers. Siempre lo lleva puesto a la hora del partido. Aunque lleve la fe a nuestro programa, esto es lo primero que ve la gente. Porque quiero que sepan que aquí hay fe”.

Cuando conoces a Phil Olson, inmediatamente notas algo diferente en el director de atletismo/cross country de la Universidad Estatal Stephen F. Austin (SFA) en Nacogdoches, Texas. Ese algo diferente es la fe.

Conversión a la Iglesia Católica

Graduado de la SFA en 1986 en Fort Worth, Phil conoció a su esposa Donna durante sus estudios de postgrado en la Costa Este.  

Phil y Donna Olson.

Phil no era católico cuando se casó con Donna, una católica de cuna, pero acordaron criar a sus hijos como católicos. Phil explicó: “Cuando Donna y yo nos casamos en 1995, acordamos que criaríamos a nuestros hijos como católicos y que yo iría a la iglesia los domingos, quisiera o no. Y lo hicimos”.

Pasaron varios años antes de que Phil entrara en la Iglesia Católica, pero siguió yendo a misa cada domingo con Donna y sus hijos, Addie y Tobie. Phil recordaba haber tenido profundas discusiones con Donna sobre las enseñanzas de la Iglesia.

“Donna y yo solíamos tener conversaciones sobre la vida y el aborto. Crecí en un hogar que consideraba que debía ser una decisión de la mujer tener un hijo o abortarlo, o usar anticonceptivos. Tuvimos el mayor debate sobre eso”.

Aunque había desacuerdos, discutían de forma positiva. “Fuimos muy respetuosos el uno con el otro, aunque Donna sabía que estaba equivocado”, dijo Phil con una risa alegre. “Ahora puedo decir que soy muy pro-vida”. 

En el año 2000, los Olsons se trasladaron a Nacogdoches, donde Phil se convirtió en el entrenador jefe de atletismo de la SFA. Phil entró en la Iglesia ocho años después con la ayuda del padre Jessudoss Thomas, el capellán de la Pastoral Universitaria Santa María en la SFA. 

“El padre Jessudoss fue casi como un consejero espiritual para mí y realmente me hizo confirmarme y entrar en la Iglesia”, dijo Phil. “Me costó un tiempo engancharme a la fe católica, pero tío, me enamoré de ella y trato de ser mejor católico cada día”.

La fe y el coaching

Convertirse en un mejor marido, padre y líder servidor ha sido un proceso de crecimiento, que ha influido profundamente en la vida de Phil como entrenador.

“Ha sido una cosa de crecimiento para mí. Creciendo como un hombre católico y un líder católico”, describió Phil. “Hubo una gran lucha. Fue muy duro porque estaba acostumbrado a entrenadores que gritaban y gritaban y maldecían si era necesario. Encontrar la manera de apretar los botones de sus atletas para tratar de hacerlos mejores”. 

Phil explicó su solución: “Empecé a leer libros de liderazgo sobre cómo ser un mejor entrenador. Cómo dirigir un programa. Y aquí estoy ahora con 60 años y he llegado tan lejos en los últimos 22 años”. 

“Todo lo que hago ahora se basa en la fe”, dijo Phil. “Mi fe en Dios, hacer la voluntad de Dios, amar a los demás aunque no me gusten. Todo lo que hago es como marido católico, padre y especialmente la parte de líder servidor. Porque puedo ser realmente egoísta. Podría sentarme todo el día sin hacer nada y pretender ser un líder. Pero a veces, hay que ponerse manos a la obra y hacer lo que hay que hacer para conseguir las cosas”.

Una de las formas en las que Phil incorpora su fe a su entrenamiento es a través de la oración. Su equipo reza al final de las reuniones y encuentros del equipo. Los atletas de Phil también saben que si alguna vez necesitan oraciones, pueden contar con su entrenador para que rece por ellos.

“Mi lista de oraciones para mi equipo es así de larga”, dijo Phil, utilizando sus manos para demostrar la longitud de la lista, que tiene aproximadamente una página. “Me hace bien el corazón poder rezar por un joven o una joven del equipo o por un miembro de la familia, porque eso es lo mejor que puedo hacer”.

También hay una invitación abierta para asistir a la Misa cuando el equipo viaja. “Cuando estábamos en la carretera, decía: ‘cualquiera que quiera ir a la Iglesia, yo voy a esta hora y sois bienvenidos a venir conmigo’”, explicó Phil. 

Para Phil y su equipo de entrenadores, el servicio a la comunidad es una parte importante de su programa. Los atletas tienen el reto de involucrarse en la comunidad y participar en el Banco de Alimentos de Sagrado Corazón en Nacogdoches.

“Nuestros entrenadores y nuestros chicos han aceptado realmente ese reto porque muchas veces es de 8:30 a 10 de la mañana. No es mucho tiempo, pero puede ser que cada dos semanas necesiten ayuda”, comentó Phil con una sonrisa. 

Apoyado por los Sacramentos

Convertirse en entrenador de un programa deportivo basado en la fe en una universidad secular ha sido un proceso que ha animado a Phil a mantener a Cristo en el centro de su vida. 

“Ha sido un proceso largo”, comentó Phil. “Hasta el punto de que en los últimos 6 meses, el proceso siempre cambia. Si no estoy conectado con el Señor, y si no hago de Jesucristo el Señor de mi vida, ¿cómo puedo hacer eso por ellos?”.

Para lograrlo, Phil se apoya en los sacramentos, especialmente en la Eucaristía y la Confesión. Cuando se convirtió al catolicismo por primera vez, Phil recordaba no haber prestado realmente atención a la presencia de Cristo en la Misa. Tras su conversión, le costó varios años de aprendizaje, crecimiento y análisis de las enseñanzas de la Iglesia antes de que Phil pudiera apreciar la Misa.

“Ahora es el principio, el medio y el final de todo. Si no puedo alimentarme espiritualmente con la verdadera comida y la verdadera bebida, entonces no soy nada”, observó Phil. 

Por eso, cuando peca, Phil corre a confesarse. “Siempre digo: ‘Quiero correr, no caminar hasta la confesión’”, subrayó Phil. “Sé que la vida es buena cuando mi relación con él está bien ordenada. Mi relación con él es más importante que cualquier otra cosa en la vida”.

En la Confesión “Todos los días se te da la oportunidad de pulsar el botón de reinicio. Para empezar de nuevo. Para enmendar tu vida. Para enmendar tu actitud. Para enmendar tu carácter y hacer las cosas de forma diferente”, explicó Phil. 

Definir el éxito

A lo largo de sus años como entrenador, Phil ha cosechado un número importante de éxitos. Pero no son los logros deportivos los que más le enorgullecen. 

“Lo profesional no significa tanto para mí. Sí, hemos tenido un gran éxito, han ocurrido muchas cosas maravillosas”, explicó Phil. Más bien, son los logros espirituales y familiares los que más tienen sentido para él. 

“Ver a nuestros estudiantes atletas salir al mundo y tener éxito y convertirse en hombres y mujeres amantes de Dios y temerosos de Dios y tener sus propias familias. Los niños que llegan siendo los estudiantes más pobres y siendo inestables económicamente, hacen una vida y continúan creciendo en su fe, para mí, ese es el logro más importante”, dijo Phil.

Un viaje de por vida

En definitiva, la vida cristiana y el aprendizaje del seguimiento de Cristo es un viaje. “A medida que envejezco me doy cuenta de que es un viaje de por vida”explicó Phil. Un viaje de por vida de “saber que Jesús es tu amigo, y quiere ser tu amigo y puedes hablar con él de cualquier cosa que quieras hablar en cualquier momento del día”. 

“Quiero decir”, dijo Phil con una pausa, “¡es mi mejor amigo! Y crecer así ha sido increíble para mí”.

By Elizabeth Slaten

Elizabeth currently serves as the Managing Editor for the Catholic East Texas in the Diocese of Tyler. A native East Texan, Elizabeth is a cradle Catholic with a passion for Evangelization and Catechesis. She has a Master’s degree in Theology from the Augustine Institute in Denver, CO. In her free time, Elizabeth can be found studying Church History, hiking or perfecting her skills at brewing the perfect cup of coffee.